viernes, 27 de septiembre de 2013

COMENTARIO El Papa Francisco y los titulares de prensa

Si te limitas a leer titulares en los medios sobre lo que el Papa Francisco dice o escribe te puedes hacer un lio. Ya de por sí es casi imposible resumir en una línea la riqueza de contenido de la predicación del Papa; es como pretender leer un libro atendiendo solamente a anunciado de cada capítulo. Pero además ocurre algo muy que es importante conocer. Intentaré explicarlo.

Como dice la sabiduría clásica “lo que se recibe se recibe según el modo del recipiente”. Una vasija redonda convertirá el agua contenida en una esfera; una vasija cuadrada la convertirá en un cubo. Por eso habría que preguntarse primero cuáles son los prejuicios y las disposiciones básicas de la persona o del medio que informa sobre lo que el Papa dice.

Personas o medios que carecen de fe tenderán a entender al Papa en clase política o ideológica, cuando, en realidad, el mismo Pontífice ruega para que la Iglesia “sea liberada de las ideologías”. Personas que respetan, aman o guardan inquina hacia la Iglesia destacarán dentro del discurso del Papa tal frase o tal otra. Como dice el dicho popular “todos arriman el ascua a su sardina”. En muchos casos, también, lo que queda al descubierto en ciertos informadores es una formación religiosa muy deficiente, sin conocimiento de las enseñanzas del Concilio Vaticano II, con ignorancia casi supina del Catecismo de la Iglesia Católica.

Por tanto, un primer consejo para quienes quieran seguir al Papa Francisco es muy sencillo: leer el texto íntegro de sus enseñanzas.

J. S.